Cómo lavar ropa de trabajo muy sucia

En muchos espacios de trabajos industriales y de construcción, es cotidiano encontrarse con ropa y equipo de protección personal demasiado sucio y hasta contaminado. El polvo, la suciedad y sustancias peligrosas como el plomo y el amianto pueden cubrir a los trabajadores, haciendo que sea peligroso continuar usando su equipamiento de protección.

Generalmente, los empleados llevan hasta sus casas estos componentes contaminantes impregnados en su ropa, dejando sustancias en sus coches y hogares, poniendo en riesgo la salud de sus familias y amigos.

Tener indumentaria de trabajo muy sucia puede convertirse en un verdadero problema. Tú mismo o alguien dentro de tu hogar podría estar trabajando en una profesión que exponga su ropa a muchos componentes dañinos, así que es necesario saber cómo hacer un proceso de limpieza correcto. Estos métodos de limpieza varían dependiendo del contaminante, pero vamos a examinar las prácticas más comunes para que las puedas aplicar y evitar cualquier riesgo:

Clasificar debidamente la ropa

Empecemos por el primer paso. La ropa de trabajo muy sucia no se puede mezclar con otra ropa común, porque hay muchas sustancias específicas que no queremos transmitirle a las prendas cotidianas de nuestros miembros familiares u otras personas cercanas. Hay que poner una observación especial cuando hay que lavar ropa de trabajo similar, pero de distintos lugares, para no traspasar elementos tóxicos.

Manipulación adecuada

Antes de ubicar estas prendas con manchas difíciles en la lavadora, preparémonos correctamente para tratarlas con nuestras manos. Si estamos hablando de ropa de un científico o un enfermero, quienes están expuestos a un tipo específico de suciedad con alto riesgo, debemos utilizar guantes. Recuerda que no todas las manchas son del mismo tipo, porque un carnicero o un pescadero no se ensucian igual que los trabajadores de un laboratorio.

Lo ideal es pasar la ropa por un tratamiento previo, removiendo el fluido que causa la mancha con un papel seco. Mientras más pronto, mejor, porque de esa forma no se extenderá y podrás aplicar el quitamanchas directamente sobre la prenda obteniendo mejores resultados. Si es posible, lava estas prendas a mano con abundante agua.

Cuidado especial ante químicos

Generalmente, los espacios industriales requieren equipo de protección que previene al trabajador de entrar en contacto con productos químicos directamente, para no afectar su piel o su ropa regular.

Por ejemplo, los trabajadores agrícolas suelen estar expuestos a muchos tipos de plaguicidas y otros productos químicos de alto riesgo mientras hacen su trabajo. Esta sería una de las profesiones que requieren más precauciones adicionales al lavar estas prendas, como por ejemplo lavar en aire libre, usando solo detergente de uso industrial, evitando blanqueadores a base de cloro o amoniaco, remojando en una tina por separado o haciendo un ciclo centrífugo antes del lavado.

Temperatura adecuada

Para lavar ropa muy sucia lo más recomendable es utilizar agua fría, porque si empiezas inmediatamente con agua caliente las manchas podrían incrustarse más. Lo ideal es iniciar un lavado con agua fría y terminar con un toque de alta temperatura.

La única circunstancia bajo la que podrías lavar con agua caliente, es si hay algún tipo de sustancia sólida adherida en la ropa, porque así podrías disolverla. Además, esto solo funciona bien en prendas de color blanco, debido a que los colores oscuros pueden desteñirse. Evita esta práctica con regularidad para no encoger la tela.

¡Cuida la ropa blanca!

Ahora que hemos mencionado la ropa de color blanco, debemos recordarte que esta requiere de ciertos cuidados especiales. Los profesionales de la medicina o de la cocina están exentos a dañar su vestimenta mientras trabajan, por eso deben seguir estos consejos:

Para cuidar los uniformes blancos, te recomendamos no utilizar lejía, porque se trata de un producto muy tóxico que puede dañar la prenda y provocar alergias en la piel del usuario. Sí, ciertamente la lejía puede dejar la ropa más blanca, pero hay que evitar un uso demasiado frecuente o excesivo. Será mucho mejor si solo dejas su uso para complementos que no entren en contacto directo con la piel, es decir, otras telas que no sean ropa como manteles, trapos, etc.

Si lo que quieres es aclarar la ropa de trabajo blanca, puedes utilizar bicarbonato de sodio diluido en agua y dejar la prenda en remojo durante unas cuantas horas. Una vez que la enjuagues notarás que tendrá un blanco más brillante.

Asimismo, es importante que clasifiquéis la ropa según varios criterios. Separarla en función de su suciedad, y a partir de ahí, distinguir entre ropa muy sucia y poco sucia. Además, también es interesante que dividas la ropa según el tipo de tejido con que está realizada y según el color para así poder ajustar mejor el programa de lavado.

Lava según los materiales que aplicas

En cuanto al tema del detergente y otros componentes utilizados para el lavado de la ropa de trabajo, te aconsejamos que las dividas según los químicos que vas a utilizar para quitar las manchas para no dañar los tejidos. Podría alargar el proceso, pero es fundamental para mantener las diferentes prendas del uniforme en el mejor estado posible.

Disuelve el detergente correctamente, lava las prendas al revés y no abuses del suavizante para poder conservar la ropa de trabajo durante un largo tiempo. Otro consejo muy recomendado es no llenar en exceso la lavadora, porque una gran carga le pide mucho al aparato y posiblemente no quede suficientemente limpia. Es de suma importancia que se cumpla esto en los sectores que se someten a actividad frecuente, porque en estos casos la susceptibilidad a las manchas es muy alta.

Utiliza anticales si es necesario

Recuerda que estos son productos químicos, por eso es importante analizar primero la relación entre el costo y tiempo de uso de la lavadora. Ya que lavaremos con agua fría durante la mayoría del tiempo, debes tener precaución si tienes ropa de trabajo que puede incrustar cal en la lavadora. Si es posible, instala un descalificador que proporcione el agua adecuada para eliminar depósitos de cal.

Si sigues estos consejos, tendrás garantizado que gracias al lavado de tu ropa de trabajo podrás alargar su tiempo de vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *